Para fortalecer la Productividad,

Chimbote, oct. 2016. El ministro de la Producción, Bruno Giuffra llegó al puerto de Chimbote donde exhortó a los pescadores ancashinos a utilizar la tecnología para fortalecer la productividad, pues a la mano tiene la opción de conocer desde sus teléfonos los precios del mercado.”Desde sus teléfonos celulares podrán conocer los precios de la caballa, del jurel, la anchoveta, el bonito, en los terminales portuarios (en tiempo real), para defender sus precios y mejorar sus ingresos?, indicó. Explicó a un nutrido grupo de pescadores artesanales del Desembarcadero Pesquero Artesanal (DPA)”Los Chimus? en Samanco-, que Produce ha propuesto una solución tecnológica para el sector denominada Datero Pesquero que permitirá el ingreso a un mundo de posibilidades de mejora de vida. A su llegada al puerto de Chimbote, Giuffra resaltó la necesidad de la formalización de los pescadores artesanales, como una condición indispensable para poder acceder a beneficios como el Seguro Obligatorio del Pescador Artesanal (SOPA) y a fuentes de financiamiento en general.”Nuestra atención está centrada en solucionar la brecha social que tiene el pescador artesanal?, señaló. Cabe indicar que el ministro sostuvo una serie de reuniones de trabajo con representantes de organizaciones de pesca artesanal e industrial, con la finalidad de conocer, evaluar y tomar acción en la formalización de los pescadores artesanales, infraestructura portuaria, sanidad pesquera y aspectos ambientales para la protección de los recursos hidrobiológicos.

Fuente: ANDINA

Más de 200 millones de personas en el mundo la practican y proveen comida para 2.000 millones de personas. Sus artes aporta el 50% del pescado que se come. Pero, aún así, no tiene un futuro muy prometedor si no evoluciona. La pesca artesanal crea empleo local y por lo tanto arraigo en comunidades pequeñas. Da vida a zonas rurales pequeñas y las mantiene alejadas del desierto social. Así que cualquier iniciativa que la promueva y, sobre todo, le dote de herramientas para hacerla viable económicamente, se constituirá en palanca para revertir una dinámica dañina para el mar y la población que vive en sus costas.

Desde el punto de vista económico, la comercialización del pescado es la clave que hunde las prácticas artesanales porque en el proceso, los intermediarios imponen unos precios y por tanto beneficios que no permiten a los pescadores artesanales sobrevivir. Hoy en día, se están creando organizaciones y fundaciones que inciden en este aspecto al desarrollar un sistema de conexión directa entre el mar y los consumidores . El pescador se hace protagonista de su propio destino.

53d73ec543641e05acb59dde61592d2d

Fuente: http://www.eldiario.es/inspira/ispira-pesca-lonxanet_6_83001704.html